sábado, 11 de abril de 2009

La memoria de Alfonsín que La Nación quiere

Esta ocurrió en el 2000, la convertibilidad, parecía, había llegado para quedarse, para muchos los 80 eran una pesadilla que, felizmente, había pasado. En un curso de "management" dictado por la filial local de un instituto de la madre patria, el instructor reflexionaba en plena clase lo casi vergonzoso que significaba haber tenido un presidente como Raúl Alfonsín.  Esto no lo decía durante el "break" (estos cursos no tienen recreo) en un tono un poco más "entre amigos", no hacía falta tanta delicadeza. En el mundillo que creía que estaba feliz con la convertibilidad Alfonsín era poco menos que mala palabra.
Lo que sigue, ya lo sabemos, la ilusión de la convertibilidad estalló, sus efectos sociales los vemos a diario. Hace seis años que tenemos al gobierno a una dictadura socialista-chavista-populista. Ahora la memoria de Alfonsín es el remedio contra este infierno. Esa es la memoria de Alfonsín que La Nación quiere y no la que hizo canal 7

1 comentario:

MONA dijo...

Siiii... parece que la muerte transforma el recuerdo. Para algunos medios, era un ángel, cargado con todas las virtudes. Y para usarlo, los pòlíticos de su mismo partido, lo que hacen es ensuciar la figura de Alfonsín. Se han apropiado del modelo del líder radical, el cual recorre los pasillos de la televisión, y los discursos de partidos propio y ajenos. Ponen en boca del recién fallecido, todas las teorías, hasta las conspirativas…
Dijo Natanson que “cada uno tiene el Alfonsín que quiere y sólo el tiempo dirá qué Alfonsín se merece”.
Convengamos que fue un demócrata, fue honesto, fue un político de convicciones… y aún así, lo apremiaron -tal como pasa en la actualidad- con conflictos rurales, con enfrentamientos con la iglesia, con el golpe de mercado, el apriete de las FFAA, la hiperinflación...
Igual que nuestra Presidenta, él en su momento hizo todo lo que pudo. Pero ojo!!! Que a él la oposición lo respaldaba. Esa oposición que lo apoyó éramos los peronistas!!! La foto del balcón de casa rosada, en esa semana santa del 87, dice más de Antonio Cafiero que de Alfonsín. Los peronistas respaldaron al Gobierno legítimo, ayer y mantienen la memoria del líder radical, hoy.
Mientras tanto, el Cleto insiste que Don Raúl le pidió antes de morir, que regrese a la UCR... y nadie respeta su legado, que recomendaba alcanzar la unidad de los argentinos, y luchar por los principios, y no por las personas...
Me gustó tu blog!
Saludos