domingo, 17 de mayo de 2009

Feliz domingo para todos



Hace unos días colgué una nota de Orlando Barone que discurría acerca de una de las cosas que más le gusta a la derecha: aparecer apolítico, lo suyo no es política, lo suyo es la realidad, la nación, es lo que es. Pero hay otra cosa que a la derecha la mueve mucho, el "así nos ven". Les encanta eso de cómo nos ven en el mundo, como si el mundo fuese una masa que reuniese dos características básicas: 1) estar muy preocupada por lo que sucede en un país llamado Argentina, 2) ser una masa uniforme de opinión. 
Conectado con esta sensibilidad alguien decidió hacer la campaña de desprestigio con un supuesto artículo sobre Argentina en un diario alemán que hace 70 años que no existe. Pero este no es el motivo de este post, sino algo hecho menos a las sombras. 
Habría una deontología que impediría a un gobierno aumentarle el sueldo a los estatales a 45 días de las elecciones. Pero no hay deontología que cuestione a un diario, de claro signo opositor, como La Nación, a armar a 42 días de las elecciones un bloque de noticias, sobre cómo nos ven en Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido y Uruguay. Para colmo en un domingo en que los partidos importantes del Clausura se jugaron el viernes y el sábado y Del Potro quedó afuera en Madrid.
La nota que trae opiniones de Estados Unidos está escrita por la corresponsal del diario en ese país. Junta la opiniones de gente aparentemente idónea, expresadas en diferentes contextos. Es una nota que seguramente podría haber sido escrita hace un mes, dentro de 15 días o hoy. 

Lo que viene del Reino Unido es realmente interesante, en el segundo párrafo podemos leer "el interés por el país ha caído en picada desde las "relaciones carnales" del canciller Guido Di Tella".
¡Ah bueno! Si hasta puede considerarse tautológico. Es un novio diciendo "nuestra relación ya no es la que era cuando me decías haceme lo que quieras". Se habla de una "mayoría de los funcionarios y analistas consultados por LA NACION", pero luego sólo vemos la opinión de un tal Chris Palmer, jefe del Departamento de Mercados Emergentes de la financiera Gartmore: "Este es un momento clave para la Argentina -destacó a LA NACION-. Es ahora cuando todos los movimientos políticos, no importa de qué bandería, tienen que acordar un plan económico común" . O sea, que aparentemente no estaría tan mal esto de adelantar las elecciones.
La otra opinión es la de un importador de carne (uno de los más importantes, aclaro). Fuera de eso no hay nada más.

La foto de lo que opinan absolutamente todos los franceses (perdón que no diga el país galo) sobre Argentina, se condensa en una opinión vertida por Edouard Balladour... hace un año (tal cual dice la nota del diario). El resto son adjetivos off the record, porque ni siquiera se arriesgan comentarios off the record. 
cuando hablan off the record , los comentarios de ese tenor son el pan cotidiano de los corresponsales en el exterior. "Poco fiable", "poco serio", "imprevisible", "incomprensible" y cada vez con más frecuencia bling bling (vulgar), son los epítetos con que suele calificarse al país
para darle relleno a la nota sobre la opinión de los franceses, se dice que los franceses se escandalizan cuando la presidenta encuentra divertido llegar tarde a la foto. Dios mío, y yo perdiéndome la final de Madrid por escribir esto que no va a leer nadie.

El último párrafo cierra citando el pobre lugar que ocupa el país en el índice de Transparencia Internacional. Realmente si al refrito que hicieron le agregaban una recete de nouvelle cuisine, les juro que no desentonaba.

Para acelerarla, porque se me está estirando demasiado el post, la nota que viene de Alemania es básicamente sobre una nota publicada en el Süddeutsche Zeitung, en la que consideran incomprensible el adelanto de elecciones y cuál es el rol de Kirchner en el gobierno de su esposa. Terminan diciendo que Merkel y Cristina tienen contactos telefónicos frecuentes. 

Sobre lo de Uruguay la nota refleja el fastidio oriental (no puse país galo, pero acá caí en el lugar común) por el corte del puente. Fastidio que comparto y corte que condeno. Lamentablemente el gobierno no le ha encontrado la vuelta a este tema. Es una nota que puede salir en cualquier momento, pero suma más en el combo feliz domingo.

Cierro con un comentario autorreferencial. Anoche hablaba por teléfono con un amigo que está pasando un mal momento en lo personal. La charla se hizo largo e inevitablemente hablamos de política. Mi amigo también apoya el modelo, pero en algún momento se manifestó temeroso de que se vaya la mano en ignorar las advertencias. Coincidimos en que las advertencias no provienen de entes neutros, sino que al contrario, los "advertidores" tienen intereses muy claros, pero a veces algo de miedito aparece (el famoso "y si..."). Ahora, si en dos personas que presumen de leer las noticias con espíritu crítico por ahí asoma alguna duda, no quiero ni pensar en el efecto que tienen las noticias en alguien que abre el diario confiando en que ahí está la verdad de lo que pasa.  (No estoy teniendo en cuenta las enseñanzas de Vito Corleone, que le decía a Santino que no hay que decir lo que se está pensando.)
 

1 comentario:

MONA dijo...

Bueno... digamos que tocaste todos los temas... Estoy de acuerdo con vos... Nos meten miedo por los diarios... ¿Y si los Techint se van? Qué vamos a hacer sin inversiones?
Cabría preguntarnos, aunque sea nosotros, los que somos críticos, en secreto, a dónde vamos con las empresas que que evaden impuestos en el País donde obtienen sus riquezas. Acá operan...Tenaris
Avenue John F. Kennedy #46
Luxemburgo, Luxemburgo 01855
Teléfono: 352 (26) 478978
Y evaden impuestos... Los empresarios argentinos juegan a ganar sí o sí. Reniegan siempre de las intervenciones del Estado, pero ellos continuamente acuden al Estado para obtener beneficios fiscales, o para pedir subsidios para exportar, o para solicitar que se limiten las importaciones... Nuestra deuda externa, se halla engrosada por las deudas de las empresas privadas, la caul es pagada por todos los argentinos. Pero cuando las empresas privadas obtienen ganancias, depositan los dineros en el exterior. Eso pasó con Techint, que ante del primer pago de 400 millones de dólares que le hace Venezuela por la compra de Sidor, lo deposita en el Dresdner Bank de Frankfurt. OJO! que la llamada expropiación de Sidor se transformó en un negocio, ya que en un principio el Estado Bolivariano le ofrecía 500 millones de dólares para expropiarla; pero intervino la presidenta nuestra, y negoció el precio, que quedó acordado en 1970 millones de dólares, que es el precio de mercado.
Con ciertas empresas no hay salida posible. Si el Estado no importa, paulatinamente los precios se van a las nubes. Entonces el Estado importa, y los empresarios amenazan con cerrar sus empresas porque no pueden competir. Los economistas, mientras tanto, pintan un escenario patético de pérdidas de todo... hasta de la soberanía... Pero los relegados de siempre son el pueblo trabajador... porque ni aún cuando las ganancias son cuantiosas, abundantes... y hasta exageradas, los obreros y empleados mejoran sustancialmente su economía.
Por eso, es un dicho de los argentinos, que nadie se hace rico trabajando...
Aún en este escenario no creo que haya que votar con miedo a lo que puede venir... porque iniciamos un camino que no tiene retroceso.
Y tenemos varios frentes de conflicto, uno es la nueva Ley de radiodifusión, y el otro, las empresas, que deben servir al bienestar del País y su gente.
Pero las sociedades crecen y se mejoran, solamente cuando sus grupos se enfrentan y despues logran un estado de armonía, sea por vía de acuerdos o por una autoridad superior que lo impone, por ej la Justicia... Es la ñúnica manera de crecer. No se crece en tiranía, ni cuando escasean las libertades... se crece en democracia... y con el involucramiento de los sectores.
Perdoná... me fui a la miér... coles. (te aburrí...)
Saludos